¿Cómo bañar a un pequeño? – Guía para un baño rápido y sin estrés

Los gatos son conocidos por tener unos hábitos de aseo muy asiduos.  A veces, sin embargo, su gato puede necesitar ayuda para mantenerse limpio. Si tu amigo felino está cubierto de algo peligroso, maloliente o pegajoso, o si ha contraído algunos parásitos, es una buena idea bañarlo. Aquí se explica cómo bañar a un gato pequeño con una cantidad mínima de estrés para ambos. 

como bañar un gato pequeño

Guía para bañar a un gato pequeño

El procedimiento para bañar a un gato pequeño consiste en llenar una tina con agua tibia (30 grados). Se usa un shampoo delicado para bebes humanos en caso no tuvieras uno preparado especialmente para gatitos, luego sujetamos al gatito con firmeza y lo introducimos a la tina con agua, sobando suavemente su pelaje con el shampoo.

En caso sea muy inquieto se les sujeta del pellejo de la nuca, esto ayuda a inmovilizarlos y evitar accidente.

Debemos tener mucho cuidado con las orejitas, llegando a ser importante ponerle siempre algodones como tapones, el baño debe ser lo más rápido posible, ya que hablamos de un bebe.

No es necesario esperar a que esté vacunado o una edad específica para bañarlo, siempre que el gatito lo requiera. Un ejemplo es que al rescatar gatitos que están muy sucios, es necesario quitarles esa suciedad, porque en la limpieza está la salud.

Hago hincapié en que el baño debe ser lo más rápido y tibio posible, luego debemos secarlo totalmente, absorbemos el agua con una toalla, continuamos recogiendo el agua con un papel toalla en caso de tener a la mano.

Luego se seca con la ayuda de una secadora y finalmente los mantenemos lo más abrigado posible. Cuando ya esté seco y bien abrigadito podemos pasar a retirarle las pulguitas en caso las tuviera, para lo cual podemos utilizar una pinza debido a que su cuerpito es muy chiquito aún.

Share on:

Deja un comentario