¿Puede el gato comer fresas? ¡Haga sus preguntas!

La fresa es la estrella de jugos y postres, ¡es un gran alimento para incluir en tu vida diaria! Pero, ¿nuestras mascotas también pueden disfrutar de esta fruta? ¿Puede tu gato comer fresas?

puede el gato comer fresas

Algunas mascotas son audaces y les gusta mordisquear algo de comida de la despensa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que algunos alimentos habituales en nuestra dieta pueden resultar tóxicos para los peludos. Aprende aquí si los gatos pueden comer fresas.

Alimentación de gatos

Conocer los hábitos de nuestros amigos de cuatro patas es muy importante. ¡De esta forma, es posible adaptar su rutina para satisfacer mejor las necesidades de las mascotas! En cuanto a la comida, los gatos tienen reglas muy específicas. Los felinos son exclusivamente carnívoros. Por lo tanto, el menú del gato debe contener muchas proteínas y grasas. Estos son los nutrientes más importantes para que su cuerpo funcione correctamente.

La Dra. Luiza explica que la mejor forma de obtener estos nutrientes es con un pienso de alta calidad. “Este cumple con todos los requerimientos nutricionales de los gatos”.

¿Puede el gato comer fresas?

Sabiendo que los felinos son exclusivamente carnívoros, nos preguntamos: ¿Puede mi gato comer fresas? Este alimento, aunque se considera saludable, no está presente en la dieta natural de los gatos. ¿Pero lo puede consumir?

La Dra. Luiza dice que esta fruta no tiene sustancias tóxicas para los peludos. Entonces, ¡sepa que las fresas están permitidas! Sin embargo, es importante recordar que las fresas no son el snack más recomendado. Además, para atender a tu mascota de forma segura, debemos seguir algunas recomendaciones.

¿Cómo ofrecer fresas al gato?

Como los felinos son carnívoros, las frutas y las verduras no son los snacks más recomendables para los peludos. Sin embargo, si a tu mascota le gusta variar con alimentos diferentes, se permiten algunas verduras, siempre y cuando tengamos ciertas precauciones. A continuación, mencionaremos recomendaciones para que nuestro gato puede comer fresas.

  • Alimentos orgánicos: las frutas orgánicas se cultivan sin el uso de pesticidas, que pueden dañar la salud. La fresa es uno de los alimentos con mayor cantidad de pesticidas, gracias a su delicadeza; Entonces, por la salud de su familia, incluido su hijo de cuatro patas, ¡elija productos orgánicos!
  • Desinfecte bien la fruta: todas las verduras deben desinfectarse antes de consumirlas. En el caso de las fresas, una buena idea es ponerlas a remojo durante unos minutos en una solución desinfectante de su elección; Retirar las hojas: el famoso “cable” de fresa es indigerible y puede provocar ahogos. Sirva, pues, la fruta sin hojas;
  • Controla la cantidad: al no ser un alimento natural en la dieta de los gatos, las fresas deben ser solo un aperitivo. A pesar de no contener toxinas, la fruta es rica en fructosa y, si se consume en exceso, puede dañar la salud. ¡Una fresa mediana es suficiente para satisfacer a tu mascota!

Si sigue los consejos anteriores, su gato puede comer fresas con mayor seguridad. ¡Solo recuerde que las frutas son bocadillos y, por lo tanto, deben ofrecerse como máximo una vez a la semana, como obsequio a ocasiones especiales!

Bocadillos saludables

La Dra. Luiza explica que las verduras, en general, no son bocadillos recomendados para gatos. Según el especialista, la fibra, muy presente en verduras y frutas, ayuda al sistema digestivo de los peludos. Sin embargo, no hay muchos nutrientes que los gatos puedan aprovechar.

Por tanto, lo ideal es buscar un snack más saludable, diseñado especialmente para felinos.

Deja un comentario