¿Puede el gato comer pollo? ¡Compruébalo aquí!

Solo basta con mirar los sabores e ingredientes de los alimentos para gatos para saber que tienen una gran preferencia por la carne. Pero, ¿está permitido el consumo de alimentos naturales para los felinos? ¿Puede mi gato comer pollo?

Cuando se trata de alimentar para tu mascota, debes tener mucho cuidado, ya que ciertos alimentos pueden resultar tóxicos para ellos. Sigue leyendo ¡Aprende si tu gato puede comer pollo!

El gato es un pequeño gran depredador

Conocer los hábitos de los gatos en la naturaleza es una buena forma de comprender su comportamiento. Y como explica la Dra. Luiza da Silva, veterinaria de Petz, los gatos son criaturas exclusivamente carnívoras.

En su hábitat salvaje, utilizan sus instintos depredadores para cazar pequeñas presas. Sin embargo, debemos recordar que el entorno del hogar es muy diferente al de una jungla. ¡Por lo tanto, es necesario adaptar los hábitos de algunos gatos!

¿Puede el gato comer pollo?

No es ningún secreto que los gatos son grandes fanáticos de las aves, ¡especialmente como plato principal! Pero, ¿está realmente permitido la carne para los felinos? ¿Puede el gato comer pollo?

Si crees que puedes darle pollo al gato, entonces debes saber que es un alimento que pueden comer, pero que si está prohibido en gatos debido a ciertos factores. Aunque los gatos son carnívoros, es necesario tener mucho cuidado con la comida que se les ofrece a los bigotes.

¿Por qué un gato no puede comer pollo?

Como hemos visto, los gatos son mascotas exclusivamente carnívoras. Por eso, muchos propietarios piensan que el gato puede comer pollo sin mayores problemas. Sin embargo, el Dr. Bruno Saito, veterinario de Petz, explica que el tema no es tan simple.

Según el experto, los productos crudos siempre presentan un riesgo para los peludos. “Al igual que nosotros, las mascotas pueden sufrir intoxicación alimentaria y contaminarse con estos alimentos”. A continuación, destacamos los principales riesgos de pollo para gatos.

  • Los condimentos están prohibidos: un pollo bien preparado tiene sal, pimienta, ajo o cebolla. El problema es que todos los alimentos que hemos mencionado son tóxicos para los gatos. Entonces, si se pregunta si un gato puede comer pollo sazonado, debes saber que estos condimentos representan un gran riesgo de intoxicación para tu mascota.
  • La carne cruda no es segura: Si tienes dudas sobre si tu gato puede comer pollo crudo, sepa que está prohibido su consumo sin la cocción adecuada. Como no hay forma de garantizar el almacenamiento y conservación durante todo el proceso, este producto puede contener bacterias y parásitos nocivos para su salud. ¡Entonces, si te preguntas si los gatos pueden comer pollo crudo, ya sabes la respuesta! Este alimento está prohibido para los peludos, debido a los grandes riesgos de contaminación y enfermedad.
  • ¿Los huesos? Este podría considerarse como el principal problema del pollo, tiene muchos huesos pequeños y peligrosos. Cuando se ingieren, presentan un gran riesgo de asfixia para el peludo. Por lo tanto, deben mantenerse al margen de la dieta de los gatos.

Analizando las razones anteriores, queda claro por qué los gatos no pueden comer pollo, ¿verdad?

Opciones de bocadillos saludables

El pollo realmente debería mantenerse fuera de la dieta de tu gato. Pero si desea variar el menú, todavía hay varias opciones posibles. La Dra. Luiza explica que se permiten algunas frutas y verduras.

“Las fibras que se encuentran en las verduras ayudan con el tránsito intestinal”. El experto destaca algunos alimentos que se consideran seguros: Banana; Manzana; Zanahoria; Sandía; Melón.

Los alimentos anteriores se pueden ofrecer a los gatos, siempre que estén sin condimentar, sin piel ni semillas, y siempre muy bien higienizados. Es de destacar que, como a los gatos les gusta mucho la carne, las verduras deben ofrecerse como máximo una vez a la semana.

¿Querías saber si un gato puede comer pollo? Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad, y te invitamos a leer otros artículos sobre salud y el bienestar de los animales.

Deja un comentario