Bañar a tu cachorro por primera vez – 8 tips a que tengas en cuenta

Es muy importante que tu perro no le coja miedo al baño debido a que es parte importante de su higiene, algo que tú como dueño tendrás que hacer periódicamente, y si le da miedo la bañera, va a ser un problema. ¡Si tienes un perro que le da miedo el baño, tendrás que arrastrarlo por todo un pasillo hasta el baño, algo muy tedioso en animales que pueden superar los 30 kilos!! Por eso te vamos a dar unas indicaciones para bañar a tu cachorro por primera vez y que este aprenda a estar tranquilo en futuros baños.

Consejos para bañar a tu cachorro por primera vez

8 consejos para bañar a tu cachorro de forma agradable

Hoy es el primer día en el que le  vas a dar un baño a tu perro, ya tiene la edad suficiente y tiene todas las vacunas. Siempre tenemos que acordarnos de esto: le puedes dar un baño 10 días después de la segunda vacuna.

Al bañar a tu cachorro por primera vez es importante que no tenga frío

Calentaremos el baño, para que al salir del agua no se enfríe. Dependerá del tamaño de tu cachorro, pero si es lo suficientemente pequeño, llenaremos una pica con agua tibia. Si ya es demasiado grande busca un recipiente en el que quepa entero y llénalo de agua (no muy caliente, ni fría).

Prepara todos los productos para bañar a tu cachorro

Pon cerca todos los productos que vas a necesitar para no tener que dejar a tu perro para ir a buscar el champú o la toalla. Es peligroso ya que si el cachorro se asusta, se puede caer y hacerse daño.

Acerca a tu perro al agua con cuidado.

Cuando notes que el agua ya está tibia, y todas las cosas necesarias para el baño están cerca, coge al cachorro y acércalo al agua. Con movimientos muy suaves, para que no se asuste, lo metes en el agua. Poco a poco, ya que el perro no sabe que hacemos y no sabe que está pasando. Puede ser que se resista un poco, porque nunca ha estado tan mojado, pero ten paciencia. Mójalo con cuidado y empapa bien todo el pelo.

Usa champú adecuado y en poca cantidad

Ahora que está mojado, aplícale el champú, evidentemente este debe ser un champú para perros, no le podemos poner otra cosa. Toma una pequeña cantidad de producto en tu mano y embadurna a tu cachorro. Límpiale muy bien las patitas y vigila que el agua y la espuma no le lleguen a los ojos ni a la nariz. Siempre hay que vigilar de no aplicar mucho champú, ya que eso crearía mucha espuma, algo que podría ser desagradable para el animal.

Enjuaga muy bien a tu perro.

Aclara todo el jabón con abundante agua, intentando que no entre en las orejas ni en los ojos. Hay que hacerlo a conciencia, ya que los jabones llevan productos químicos que si se quedan en la piel pueden dañarla. ¡También hay que hacerlo con mucho cariño, porque a  estas alturas nuestro perro seguro que ya intenta salirse de la tina de baño. Ya has acabado de bañar a tu cachorro!

El final del baño de tu cachorro: un buen secado

Ahora es momento de coger la toalla y sacar al animal del agua. Llévalo a un sitio caliente y sécalo muy bien, que no le queden pliegues o zonas húmedas. No lo hagas con mucha fuerza porque no queremos que sea una experiencia desagradable para el cachorro.

Al terminar de bañar a tu cachorro también límpiale las orejas

Es algo que se tendría que hacer  una vez al mes con un producto especial para esto. Tienes que tener mucho cuidado, utilizar poca cantidad de producto y dar un delicado masaje con los dedos en la oreja.  Luego con una bolita de algodón o una gasa (nunca un bastoncillo que podría dañar el oído)  se lo quitas todo. El producto lo que hace es descomponer toda la mugre para que se pueda retirar sin tener que apretar.

Por último: Corte de uñas!

Por último, termina de bañar a tu cachorro con un corte de uñas, utilizando tijeras especiales para este fin. Te tienes que fijar muy bien y hacerlo con mucho cuidado, evidentemente, para no tocar ningún nervio. Siempre quitando solo la punta, para lo cual el perro se tiene que quedar tranquilo. Antes de hacerlo por primera vez, pide a tu veterinario que te enseñe. Muchos cortarán las uñas de tu mascota para evitar que los dañes por accidente.