¿Tu perro tiene frío? – ¿Cómo saber y que hacer para que no les afecte?

Quizá pienses que tu perro no siente frío debido a su pelo, y sí, puede ser el caso en algunos de ellos. Sin embargo, hay un punto donde tu perro empieza a sentir frío y es importante que podamos notarlo para ayudar y evitar una enfermedad o algo aún peor. Sigue leyendo y no te pierdas esta valiosa información.

¿Cómo saber si mi perro tiene frío?

La primera observación y la más común es el temblor, al igual que en los humanos, los perros también tiemblan cuando sienten frío.

Sólo hay que entender el contexto para diferenciar si el temblor es por frío, miedo, nerviosismo o alguna otra causa.

Una segunda señal es que quiera subirse a un mueble o a una cama cuando normalmente no lo hace, hay que tomar en cuenta que la temperatura del piso es muy baja.

Otra señal es que tu perro se haga bolita al dormir, esto también puede ser un comportamiento normal, así que de nuevo hay que tomar en cuenta el contexto.

¿Qué podemos hacer?

Abrígalo

Incluso aunque tu perro no presente ninguno de las señales mencionadas anteriormente, si en tu región la temperatura se encuentra por debajo de los 10 grados, lo recomendable es que abrigues a tu mascota.

A pesar de que parezca que tu perro no siente frío, el simple hecho de que la temperatura disminuya demasiado es un factor de estrés para él, aunque sea capaz de soportarlo, su organismo gasta demasiada energía para tratar de mantener la temperatura corporal.

A 10 grados aún no existe realmente un peligro, pero tu mascota empieza a generar un gasto extra de energía para mantenerse caliente.

Cero baños cuando tu perro tiene frío

Sólo bañarlo cuando sea estrictamente necesario, es decir, cuando este realmente sucio o con un olor que resulte repulsivo.

2 consejos que pueden evitar un baño en condiciones climáticas muy frías son:

  1. Cepillarlo constantemente.
  2. Utilizar productos de baño en seco.

Si se presenta esta situación, lo recomendable es que lo bañes en un lugar cerrado, con agua bien caliente (¡OJO! Que tu toques el agua y se sienta muy caliente pero no tanto como para quemarte) y que lo seques muy bien al terminar.

Mantener su alimentación

No le agregues ingredientes ni aumentes la ración. Si piensas que quizá sea necesario proporcionar mas energía, consúltalo con su Veterinario.

Él hará una valoración y te dará las recomendaciones necesarias para que tu estés tranquilo y tu perrito no sufra ningún desequilibrio nutricional.

Toma en cuenta que hay muchos alimentos dañinos para tu mascota.

Resguardo

Sabemos que muchos perros duermen en el patio o incluso en azoteas.

Es importante que si tu perro esta en esas condiciones, valores la opción de dejarlo dormir dentro de la casa.

Recuerda, el hecho de que tu perrito no se haya enfermado en años anteriores, no quiere decir que no se puede enfermar en cualquier momento.

Toma en cuenta que a cierta temperatura ambiental, tenerlo en el exterior aunque tenga una casita, podría no ser suficiente resguardo.

En caso de no poder tenerlo en casa, puedes hacer adaptaciones en su casita para mantenerlo caliente.

  • Colocarle más cobijas.
  • Forrar el exterior de la casa con algún material aislante.
  • Colocar calentadores de ambiente o focos de calor.
  • O incluso todas las opciones de ser necesario.

Toma las precauciones necesarias para que no se queme, que no pueda morder los cables o que vaya a ocurrir algún tipo de accidente.

Cuidados especiales para que a tu perro no le afecte el frío

Hay que poner mucha atención en cachorros y en adultos mayores.

Al igual que sucede en los humanos, los perros en estas etapas son mas sensibles a muchos factores, incluyendo los cambios de temperatura o las temperaturas extremas.

En los cachorros su organismo no está totalmente maduro, con lo cual les puede costar más trabajo y más gasto de energía mantener la temperatura y combatir posibles infecciones.

Para los perros adultos mayores o viejitos el tema es similar, sólo que en lugar de falta de madurez, lo que sucede es que su organismo ya esta empezando a deteriorarse y no puede hacer frente a muchos factores.

En adición, para el caso de perros mayores, tenemos el tema de sus articulaciones, a esas edades, al igual que en humanos ancianos, el frío puede provocarles dolores en las articulaciones.

Esto lo puede notar en su comportamiento, pueden caminar lento, moverse pesadamente al querer levantarse y echarse o incluso, pueden llegar a no querer moverse.

Consejo adicional

Si tienen la oportunidad de jugar con sus mascotas para que generen calor con el ejercicio…¡Háganlo!

Si no es posible salir a jugar, pueden hacerlo en casa.

Si siguen estas recomendaciones estamos seguros que sus compañeritos peludos pasaran la temporada de frío con menos probabilidades de enfermar.

¡Hasta la próxima, amigos!

Share on:

Deja un comentario