Mi perro se comió una abeja, ¿y ahora qué? – Cuidados ante picaduras

Estos insectos productores de miel son comunes de ver en la vida cotidiana. Entonces, es común que a muchos perros les encante perseguirlos, incluso tragárselos, generando la pregunta: ¿qué hacer si mi perro se comió una abeja?

mi perro se comió una abeja

Las picaduras de abejas no son tan dolorosas como las producidas por avispas. Tampoco suelen ser tan peligrosas como los de otros animales venenosos como los escorpiones y algunas especies de arañas. Siga leyendo y aprende qué hacer en caso de que tu perro se haya comido una abeja.

Picaduras de abeja: ¿son realmente peligrosas para el perro?

Ser picado por un insecto nunca es una experiencia agradable. Además de ser dolorosas, las picaduras también pueden causar hinchazón y otras reacciones, como alergias. 

Sin embargo, en el caso de las picaduras de abejas, lo más común es que los síntomas desaparezcan por sí solos al cabo de unas horas. Pero esto no siempre sucede, algunos factores pueden influir en la imagen.

Como explica la Dra. Larissa Seibt, veterinaria de Petz, un perro que ha sido picado por una abeja generalmente presenta malestar. “Aun así, la sustancia liberada por los insectos provoca una reacción local que, en algunos animales, se agrava más debido a la sensibilidad del individuo picado, mismo que puede llevar a que produzca un choque anafiláctico”, advierte. 

Tipos de picaduras de abejas

El especialista dice que es posible discriminar entre dos tipos de accidentes. «El primero con animales que reciben una o pocas picaduras, quienes suelen tener una reacción local, y el otro grupo de animales que son más sensibles a las toxinas liberadas por el aguijón».

Por último, existe un tercer tipo de accidente que es mucho más grave, producida cuando la mascota sufre múltiples picaduras de abeja. En estos casos, el perro puede tener convulsiones, coma y evolucionar hasta la muerte debido a la cardiotoxicidad del veneno. 

¿Cómo tratar las picaduras de abejas de perros? 

En cualquier caso, cuando notes algún síntoma, como hinchazón, enrojecimiento, apatía, salivación y cambios en la frecuencia respiratoria, acude urgentemente a un veterinario. 

Mi perro se comió una abeja, ¿qué hacer?

Además de los casos mencionados en el tema anterior, existe otra situación, que es cuando el perro se come a la abeja, luego de perseguir al animal. ¿Este tipo de ocurrencia inusual representa algún riesgo para la salud del cachorro?

Como explica la Dra. Juliene Moura de Oliveira Silva, veterinaria de la red Seres, la respuesta es sí. “Cuando el perro se come una abeja, suele intentar masticarla y puede sufrir picaduras internas, como en la lengua y las encías”, comenta. 

Según el experto, el perro que se comió una abeja puede tener una reacción de hipersensibilidad por la picadura. Dependiendo del órgano afectado, el edema generado puede tener consecuencias más graves, como dificultad para respirar.

En cuanto a los primeros auxilios, en primer lugar, observe atentamente las reacciones del perro después de ingerir la abeja. Si el perro peludo muestra signos de dolor o comienza a hincharse en cualquier región de la boca, busque atención veterinaria inmediata.